La respuesta europea a la crisis del COVID (II): el Programa Next Generation

Comparte este post

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PEDRO MEDINA ASENSIO

Recientemente hablamos de las medidas que la Unión Europea implementó para dar una respuesta temprana y rápida a la actual crisis económica desencadenada por el COVID-19 y de la aprobación de un nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP) para el período 2021-2027. Ambos instrumentos se adoptaron para dar un respuesta a la difícil situación a la que se enfrentan los Estados miembros para recuperarse tras la pandemia.

El tercer gran paquete de medidas adoptados con dicho objetivo lo compone el Programa Next Generation, de 750.000 millones de euros (M€), con el que afrontar la recuperación de los Estados miembros (EE.MM.). A tal fin se aprobó el Reglamento (UE) 2020/2094 del Consejo de 14 de diciembre de 2020 por el que se establece un Instrumento de Recuperación de la Unión Europea para apoyar la recuperación tras la crisis de la COVID-19. Este Programa de Next Generation (en adelante NGUE) persigue una doble finalidad. Por un lado, suplementa y contribuye a una serie de Fondos sostenidos con cargo al MFP 2021-2027. En consecuencia, se prevén los siguientes instrumentos:

  1. Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (REACT-UE). Se trata de 47 500 millones de euros para REACT-UE, una nueva iniciativa que continúa y amplía las medidas de respuesta y reparación de crisis aplicadas a través de la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus (CRII) y la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus Plus (CRII+) que mencionamos anteriormente. Con estos fondos, se contribuirá a una recuperación ecológica, digital y resiliente de la economía y los fondos se pondrán a disposición:
    • del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)
    • del Fondo Social Europeo (FSE)
    • del Fondo de Ayuda Europea para las Personas Más Desfavorecidas (FEAD)
  2. Estos fondos adicionales se aportarán en 2021-2022 con cargo a NextGenerationEU y en 2020, a través de una revisión específica del marco financiero 2014-2020. Al respecto se aprobó el Reglamento (UE) 2020/2094 del Consejo de 14 de diciembre de 2020 por el que se establece un Instrumento de Recuperación de la Unión Europea para apoyar la recuperación tras la crisis de la COVID-19.
  3. Asimismo, se aportan 5.000 M€ al 9º Programa de Investigación y Desarrollo de la UE, denominado “Horizonte Europa”;
  4. Se destinan 5.600 M€ al Programa Invest EU. El Fondo InvestEU pretende movilizar más de 372.000 M€ de inversión pública y privada a través de una garantía presupuestaria de la UE de 26.000 M€ que respalde la inversión de sus socios en la ejecución de este fondo. Estos socios serían el Grupo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y otras instituciones financieras como el BCE, BERD, bancos nacionales, etc. Es el antiguo Fondo del Plan Juncker para movilizar la financiación de infraestructuras. Se articula a través del Portal InvestEU que reúne a inversores y promotores de proyectos en una plataforma única a escala de la UE, proporcionando una base de datos fácilmente accesible y fácil de usar sobre las oportunidades de inversión disponibles en la UE. A tal fin se ha aprobado el Reglamento (UE) 2021/523 del Parlamento Europeo y del Consejo de 24 de marzo de 2021 por el que se establece el Programa InvestEU y se modifica el Reglamento (UE) 2015/1017.
  5. Se destinan 7.500 M€ para el desarrollo de las áreas rurales.
  6. Se otorgan 10.000 M€ más al Fondo de Transición Justa (FTJ). Este Fondo proporcionará subvenciones a regiones donde muchas personas trabajan en la producción de carbón, lignito, lutita petrolífera y turba o en regiones que albergan industrias intensivas en gases de efecto invernadero. Ayudará a los trabajadores a desarrollar habilidades y competencias para el mercado laboral del futuro. Tiene un monto de aproximadamente 40.000 M€. En la actualidad, se está negociando, pero en su financiación se prevé además de la propia financiación aportada por el FTJ (a través del presupuesto previsto en el MFP y en el NGUE), la movilización de recursos por parte del FEDER y el FSE+ y aportaciones de los EE.MM..
  7. Además, se prevén 1.900 M€ para el nuevo sistema europeo de lucha contra las catástrofes naturales, “Resc EU”, existente desde 2019 (es el antiguo Mecanismo de Protección Civil de la UE).
“Para poder demostrar que los Estados han cumplido con esas inversiones y reformas deben definir una serie de hitos y objetivos cumplidos que demuestren que han llevado a cabo la reforma o inversión que se proponían realizar”

El importe del NGUE asciende a 750.000 M€ y la suma de estos programas es de 77.500 M€, por lo que los otros 672.500 M€ lo conforman el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), creado por el Reglamento (UE) 2021/241 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de febrero de 2021, por el que se establece el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

De esos 672.500 M€, 312.500 M€ se otorgan a los EE.MM. en forma de subvenciones y 360.000 M€ de en forma de préstamos, también para los EE.MM. España es el Estado miembro más beneficiado en la parte de las subvenciones, recibiendo 69.528 M€ y el segundo más beneficiado, después de Italia, si sumamos la parte de las subvenciones y la de los préstamos. Los países tendrán hasta finales de 2026 para gastar los fondos y podrán cubrir de forma retroactiva gastos acometidos desde febrero de 2020. La Comisión pondrá a disposición de cada EEMM, el 70% del importe consignado hasta el 31 de diciembre de 2022 y, el restante 30%, a partir de enero de 2023.

Los objetivos de las acciones a realizar con cargo al MRR son 3:

  1. De una parte, cumplir con los objetivos fijados en el artículo 3 del Reglamento 241, a saber: a) la transición ecológica (al menos el 37% del gasto total del MRR debe ir destinado a este objetivo); b) la transición digital (al menos el 20% del gasto total del MRR debe ir destinado a este objetivo); c) el crecimiento inteligente, sostenible e integrador; d) la cohesión social y territorial; e) la salud y resiliencia económica, social e institucional y f) políticas para la próxima generación.
  2. De otra parte, las acciones de los EE.MM. deben atender a las Recomendación específicas por país para 2019 y 2020, que les realizó el Consejo en el marco del ejercicio del Semestre Europeo.
  3. Finalmente, las acciones que se realicen deben cumplir con el principio de no dañar significativamente el medio ambiente.

Para poder beneficiarse del MRR, los EE.MM. deben presentar un Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR), con anterioridad al 30 de abril de 2021. Estos PNRR se dividen en componentes, que son las políticas públicas en las que los EE.MM. decide intervenir y llevar a cabo (industria, turismo, seguridad social, etc.). En esos componentes se definen una serie de reformas e inversiones que los EE.MM. se proponen llevar a cabo. Para poder demostrar que los EE.MM. han cumplido con esas inversiones y reformas, deben definir una serie de hitos y objetivos, una especia de hoja de ruta, que demuestre que, al haberlos cumplido, han llevado a cabo la reforma o inversión que se proponían realizar.

La Comisión, dos veces al año, evaluará el cumplimiento de esos hitos y objetivos y, si la evaluación es satisfactoria, los EE.MM. percibirán los fondos comunitarios. De no ser la evaluación positiva, los EE.MM. podrán alegar, en el plazo de un mes desde que la Comisión realizó la evaluación, lo que estimen oportuno para cambiar el parecer de la Comisión, y de no logarlo, dispondrán del plazo de 6 meses para adoptar acciones correctoras que puedan cambiar la evaluación de la Comisión y se posibilite así el logro de los fondos del MRR.

“Supone el mayor salto cualitativo en los últimos años en la integración europea, dando incluso un paso hacia la unión política, no solo económica, al endeudarse la Comisión en representación de los Estados miembros”

Para poder llevar a cabo y aplicar el PNRR, el Gobierno español ha aprobado el Real Decreto-ley 36/2020, de 30 de diciembre, por el que se aprueban medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. En este Real Decreto Ley 36/2020, distinguimos medidas permanentes y medidas para la aplicación del MRR.

  • Entre las medidas permanentes tenemos 1) los PERTES y 2) medidas de gobierno del PNRR.
  • Entre las medidas temporales tenemos: 1) mayor flexibilidad en las normas presupuestarias, 2) Tanto los procedimientos administrativos de gastos como los procedimientos para la elaboración de nuevas normas relacionadas con el Plan se considerarán urgentes, acortando sus diferentes plazos; 3) Modificaciones en la legislación de contratos; 4) Flexibilización del procedimiento para la elaboración de convenios de colaboración; 5) Flexibilidad en la concesión de subvenciones y 6) Nuevas posibilidad de fomento de la colaboración público privada

Por último, debemos terminar esta exposición, señalando que, tanto el MFP como el NGUE, se financian de acuerdo a lo establecido en la Decisión (UE, Euratom) 2020/2053 del Consejo de 14 de diciembre de 2020 sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea y por el que se deroga la Decisión 2014/335/UE, Euratom. Esta Decisión fue ratificada por el Reino de España el pasado 10 de marzo de 2021, e igualmente ya ha sido ratificada por todos los Estados miembros, entrando en vigor tanto el MFP como el NGUE, con efecto retroactivo, a partir del 1 de enero de 2021. Ha sido precisa la ratificación de todos los EE.MM. dado que este programa para la recuperación de la UE (compuesto del MFP y el NGUE) supone el mayor salto cualitativo en los últimos años en la integración europea, dando incluso un paso hacia la unión política, y no solo de carácter económico, de los EE.MM. al endeudarse la Comisión en representación de los EE.MM. La financiación del MFP se hará con cargo a los recursos habituales del presupuesto de la UE:

  • derechos de aduana
  • contribuciones de los Estados miembros sobre la base del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)
  • contribuciones basadas en la renta nacional bruta (RNB)

Además, a partir del 1 de enero de 2021, se ha introducido como fuente de ingresos del presupuesto de la UE una nueva contribución nacional basada en los residuos de envases de plástico no reciclados.

Por el contrario, el NGUE se financiará por la Comisión Europea, en nombre de la Unión Europea, obteniendo préstamos en los mercados a costes más favorables que muchos Estados miembros y redistribuyendo los importes. Para que la Comisión empiece a obtener préstamos, todos los Estados miembros ratificaron la nueva Decisión sobre los recursos propios de conformidad con sus requisitos constitucionales respectivos. Las veces que la Comisión ha salido a los mercados financieros a obtener financiación ha supuesto un éxito, siendo mucho mayor la demanda que la necesidad de financiación que precisaba la Comisión.

“La Comisión también propondrá, a más tardar en junio de 2024, nuevas fuentes de ingresos”

La Comisión utilizará una estrategia de financiación diversificada con el fin de recaudar hasta 2026, con las mejores condiciones financieras posibles, unos 800.000 millones de euros a precios corrientes destinados a NGUE, lo que supone el 5% del PIB de la UE. Estos préstamos los comenzará a devolver la Comisión a partir del año 2028 y hasta el año 2058. Para sufragarlos se prevé la creación de una nueva serie de recursos en la Unión. La Comisión propondrá, a más tardar en junio de 2021, propuestas para nuevas fuentes de ingresos vinculadas a un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono, un impuesto digital y al régimen de comercio de derechos de emisión de la UE.

Por otro lado, la Comisión también propondrá, a más tardar en junio de 2024, nuevas fuentes de ingresos como un impuesto sobre las transacciones financieras, una contribución financiera vinculada al sector empresarial y una nueva base imponible común del impuesto sobre sociedades.

 

Pedro Medina Asensio es padre de dos hijos y Administrador Civil del Estado. Cuando comprendió que su cuerpo no era el de un jugador de baloncesto profesional, orientó su carrera hacia un claro perfil internacional. Acumula más de 10 años de experiencia en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, cuatro de ellos en la Embajada de España en Reino Unido, y actualmente ocupa el puesto de Subdirector General de Relaciones Internacionales y Cooperación en MINCOTUR. Siempre le atrajeron los perdedores en la Historia, por eso es del Rayo y un firme europeísta. Disfruta del cine, la ópera, caminar, un buen vino, leer sobre Historia o sobre lo que sea.

 

Artículos relacionados:

La respuesta europea a la crisis del COVID (I)
El artificio de los Fondos Europeos: un logro en política, una trampa en la gestión
«El COVID generará anticuerpos frente a los antiguos debates que por fin vamos a superar»
Is it tomorrow yet? Las paradojas de una pandemia que cuestiona los fundamentos del proyecto europeo
Las políticas públicas de empleo post COVID
Estado de bienestar y COVID-19: en contra del borrón y cuenta nueva

 

Una mirada al mundo del sector público

Entérate de todas las novedades sobre el sector público y las oposiciones: