Logo - Producto

SKR: 25 años de amistad, ilusión y compromiso con un proyecto formativo diferente

Comunidad - Grupo de apoyo

Comparte este post

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Dos compañeros de oposición comparten un sueño: mejorar y facilitar su propia experiencia. Parece una anécdota, dos personas arreglando el mundo mientras comparten unas cañas después de un día, unos meses  e incluso años difíciles. Pero en este caso el sueño compartido fue a más.

Carta del director_ KIKE CORTÉS DE ABAJO

El pegamento que unió todas las piezas e hizo posible el proyecto fue la amistad. Una amistad muy grande y especial. Lo difícil era mantener esta intacta con el paso de los años. Un reto que hemos superado con nota. Jesús Fernández (Suso) y yo teníamos muy claro el objetivo común, tras ‘sufrir’ juntos el proceso de la oposición, pero no emprendimos ese camino solos. Se nos unió Ricardo Botet, amigo mío desde que tengo 15 años. Solo se puede entender de esa amistad un proyecto tan utópico, afectivo y realmente distinto a cualquier cosa que había.

Por qué fundamos SKR

Lo que buscábamos era, fundamentalmente, ofrecer una preparación de calidad, muy enfocada en el alumno, realmente implicada y distinta a lo que por aquel entonces había. Tanto Suso como yo sufrimos una preparación muy deficiente y creíamos que mucha gente buena se quedaba al margen por no tener la preparación adecuada.

El segmento de la preparación a los cuerpos A1 era informal, individual y muy poco profesional. Parecía que se trataba de una forma más de ganar un dinero extra de algunas personas que de otra cosa. El modelo de preparador individual siempre me ha parecido presuntuoso y defectuoso. Pensar que tu solo sabes de todo y pueden enseñar todo es de una vanidad increíble.

Nuestro modelo pretendía y pretende hoy sumar esfuerzos para corregirnos los defectos entre nosotros y a través de un ejercicio muy honesto ser capaces de pensar que otros pueden aportar a nuestros alumnos muchísimo más que nosotros solos. Tratamos de mantener un cuidado individualizado a través de ese preparador, que es tu compañero, y al mismo tiempo enriquecerlo con el saber hacer de un conjunto. Al principio éramos Suso y yo los que nos complementábamos, pero enseguida fuimos sumando a gente que nos hizo mejores y conseguimos ir optimizando el modelo hasta lo que es hoy: el mejor método de preparación de oposiciones con muchísima diferencia, en mi opinión.

Los primeros pasos

Los inicios de SKR fueron en un despacho que nos dejó mi padre en la calle del Carmen, con solo cuatro alumnos. Todo muy austero, pero con muchísima ilusión. Intentábamos hacer todo aquello que nos hubiese gustado recibir cuando éramos opositores: preparación de calidad, dedicación, cuidado emocional y ganas de transformar la vida de los que ponían su esfuerzo y sus sueños en nuestras manos.

Los primeros alumnos -y los primeros aprobados- no se nos olvidarán nunca. Nacho, Javi, María, Ana, Blanca… son amigos para toda la vida. Convivíamos más con ellos que con nuestras familias. Seguramente esta sensación de complicidad la comparta más de un opositor que esté leyendo estas líneas. Creedme, los lazos que hagáis en un momento tan crucial de vuestras vidas os acompañarán de aquí en adelante.

Un pasito adelante

Una vez que empezamos a rodar, no hubo un punto de inflexión que nos convirtiera en una academia ‘de verdad’, la transición se produjo de forma natural. Nunca pensamos en la posibilidad de crecer a gran escala porque nuestra profesión y vocación era la función pública. Pero lo cierto es que con un poco de cuidado y atención en lo que hacíamos nuestros resultados eran tan buenos que empezó a correrse la voz y a venir más gente a preparar de la que podíamos asumir.  Tratamos de usar ese modelo boutique de preparación al grupo A2,  porque nos lo pidieron compañeros  ( administrativos) del trabajo  y porque veíamos que había gente del A1 al que le iba mejor esta opción. Trabajamos mucho, con mucho cuidado y dedicación y finalmente conseguimos utilizar ese modelo para otras oposiciones, que es lo que hacemos hoy.

Nosotros lo hacíamos muy bien, pero es que en general la preparación individual era (y es) muy descuidada. No es posible que una sola persona prepare mejor que un grupo, con expertos en diferentes áreas, bien organizado. Y con esta filosofía fuimos sumando más activos al proyecto común. El crecimiento, por lo tanto, ha sido saludable y sostenido. Y lo que garantiza que funcione es la cohesión y el compromiso, la confianza de todos los implicados en que lo que hacemos es lo mejor que podemos ofrecer en el sector. Nuestros preparadores son increíbles, un grupo de funcionarios con una vocación de enseñar y ayudar extraordinaria y con una humildad y honestidad en la preparación que ha modelado y forma parte ya de la cultura SKR.

Un futuro por escribir

En los últimos años decidimos dar un paso más e incluir nuevos proyectos y áreas de colaboración dentro de SKR. Somos unos convencidos de que cuanto más formemos y mejoremos el aparato y las funcionalidades públicas, mejor sociedad y país tendremos. Tenemos muchos proyectos en marcha: toda la vertiente online, el impulso de la editorial, un proyecto con mucho corazón, y empezar a colaborar con universidades latinoamericanas en áreas de gobierno y estrategia pública. Ya estamos haciendo cosas muy interesantes y vendrán muchas más. Pretendemos contar con la validación  académica universitaria para todo lo que hacemos y comenzar a aportar, desde otro ángulo, a mejorar lo público.

Queremos ser la mejor escuela de en temas de Gobierno y Políticas Públicas de España, aunando teoría y praxis. Y hacer accesible ese conocimiento a todo el mundo, con un buen uso de la tecnología y formatos más amables y flexibles, acercando la formación necesaria para el acceso al empleo público a cualquier persona, incluyendo las que tienen algún tipo de discapacidad. Por eso nuestra colaboración con la Fundación ONCE y la Fundación Prodis se ha convertido en una brújula indispensable en la construcción de la mejor versión de SKR que podemos hacer.

Cuando pienso en lo que nos deparan los próximos 25 años, además de más canas, prefiero no cerrarme a planes concretos. Espero y deseo que el proyecto SKR se consolide como algo diferente y realmente innovador en los ámbitos donde creamos que somos necesarios y que podemos aportar valor con nuestro trabajo como siempre hemos pretendido. Y lo haremos.  Ya lo estamos haciendo. La Comunidad SKR  la forman cientos de personas que un día se acercaron a nosotros y que hoy sirven a los intereses generales con un sello  de calidad que ya muchos reconocen.

Kike Cortés de Abajo es Director de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública SKR y Administrador Civil de Estado (en excedencia) con más de 20 años de experiencia en el sector público en distintos puestos en Presidencia de Gobierno, Ministerio del Interior y en las Administraciones Exteriores, siendo su último cargo el de Consejero de Educación para América Central, México y Caribe. En sus ratos libres, lee mucho y hace el tequila Tantita Pena, que como él dice es «del bueno». Tuiterías: @kikecda

Artículos relacionados:

Lo que nos diferencia del resto de academias de oposiciones: el secreto está en la excelencia
«La enseñanza más positiva que te puedes llevar como opositor es la demostración propia de lo que eres capaz»
Devenir funcionario. La condición del opositariado II – Normalización: la condición intelectual
«Llega una nueva generación de funcionarios entregados, motivados, ambiciosos que está cambiando la forma de trabajar»
Multiplica por cinco tus opciones de aprobar la oposición a CGACE preparando en SKR
«Vamos a ser los grandes promotores de la transformación de la Administración Pública en España»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una mirada al mundo del sector público

Entérate de todas las novedades sobre el sector público y las oposiciones: